El eje del trabajo clínico es la comprensión del proceso evolutivo de la Conciencia.

Psicología Transpersonal


El espíritu podrá volar hasta el cielo, pero el alma,

ella tiene que ir a sus profundidades, al fondo de sí misma.

Rhoda Lerman

Como abordaje holístico (integral) del Ser centra su tarea en el estudio, investigación y trabajo con la Conciencia en sus distintos niveles de manifestación.

Así entonces crea un contexto para favorecer el ingreso a estados no ordinarios de conciencia (aquellos diferentes del habitual).

El proceso de trabajo compromete todos los niveles de la persona: físico, emocional, mental y espiritual.

Aprender a moverse hacia nuevos territorios es acceder a una mayor comprensión sobre la verdadera naturaleza de quienes somos.

La activación del proceso de auto-conocimiento origina la condición necesaria para la exploración de las regiones interiores todavía inexploradas.

Estas zonas temidas desde el mismo desconocimiento son portadoras de una potente energía que espera con prontitud ser liberada a favor del crecimiento y la evolución.

lunes, 26 de diciembre de 2016

Dra. Frances Vaughan


Cuando dejamos de negar nuestras propias aflicciones y abrimos nuestros corazones al sufrimiento de los demás, podemos lamentarnos genuinamente por las pérdidas, los desengaños y el sufrimiento del mundo. En la profundidad de la aflicción es donde podemos descubrir que nuestro dolor personal refleja el sufrimiento de todas las criaturas.
De esta conciencia es desde donde nace la auténtica compasión.
Cierto día, poco después de haber hecho frente a un difícil divorcio, estaba sentada en silencio en un retiro meditativo cuando me sentí abrumada por el dolor. Sentía que mis lágrimas no eran sólo mías y parecía estar llorando por todas aquellas personas cuyos sueños se habían roto y que habían experimentado dolorosas pérdidas. Mis lágrimas, como todas las lágrimas, reflejaban el abandono de las defensas que me impedían sentir mi propia profundidad. Al rendirme y permitir que se desmoronasen las barreras que yo misma había erigido contra el océano de la compasión, me sentí aterrada y tuve miedo de ahogarme en ese océano. Pero, en la medida en que me sumergí cada vez más profundamente en esa situación, más allá del miedo, descubrí el mundo del alma y experimenté una profunda sensación de conexión con los demás, como si ellos formaran parte de mí. Desde entonces me he sentado con frecuencia con personas uqe están hundidas en las profundidades de su sufrimiento personal y no ha sido extraño que termináramos entrando en la dimensión de la paz interna y de la compasión por los demás.
Como dijo un rabino desconocido:"Sólo cuando nuestro corazón se rompe, Dios puede entrar en él."

El sufrimiento no es la única puerta de entrada al mundo del alma, pero es una puerta que todo el mundo debe atravesar en un momento u otro en la vida. Otros posibles caminos para acceder al mundo del alma son los sueños, la meditación, las diversas experiencia estéticas, la creatividad, el enamoramiento, el contacto con la muerte o cualquier otra experiencia transpersonal que sacuda nuestra complacencia y nuestra negación. Hoy en día considero a la insatisfacción con el mundo del ego como una especie de descontento divino, como una llamada del cielo que no nos deja descansar.

Gayatri Mantra. Deval Premal- Miten- con Manose



Cuando no sepas qué ocurre en un grupo, no claves más tu vista. Relájate y mira suavemente con tu ojo interior.

Cuando no entiendas qué dice una persona, no persigas cada una de sus palabras. Rinde tus esfuerzos. Silénciate interiormente y escucha con tu ser más profundo.

Cuando te asombre algo que veas o escuches, no luches por entender. Retírate un momento en ti mismo y cálmate. Cuando una persona está en calma, lo complejo se pone simple.

Saber qué ocurre, no empujar, abrirse  y estar atento. Mira sin clavar la vista. Escucha con más quietud que agudeza. Usa la intuición y la reflexión en lugar de descifrar.

Mientras más te liberes de tu empeño, y mientras más abierto y receptivo estés, con más facilidad sabrás qué está ocurriendo.

Además, quédate en el presente. El presente es más accesible que los recuerdos del pasado y que las fantasías del futuro.
Por lo tanto, pon tu atención en lo que ocurre aquí y ahora.

Saber que ocurre ... Tao Te Ching

La danza peregrina del alma



"Toda nuestra vida interior, como toda vida, es un devenir, una Evolución, y por este motivo, sólo con el tiempo y gradualmente, nos es posible profundizar todo el contenido de la Ciencia Espiritual."

Rudolf Steiner

jueves, 22 de diciembre de 2016

martes, 20 de diciembre de 2016


viernes, 16 de diciembre de 2016


martes, 6 de diciembre de 2016

La Exclusión


Existen palabras que llevan consigo una fuerte carga negativa, la exclusión es una de ellas. Desde la memoria ancestral viene acompañada de la aflicción y el dolor.

Se la asocia casi únicamente a acciones de descarte de parte de otros hacia nosotros extendido a toda situación externa que nos hace a un lado  reactivando viejas heridas de desmerecimiento  y descalificación.

Produce un impacto tal que un yo no tan entrenado puede sucumbir y desorganizarse generando reacciones inadecuadas para una conciencia que busca abrirse paso mediante este desafío.

Si logramos permanecer respirando y sostenernos cuando ocurre esta invitación de crecimiento, comenzaremos a percibir un sutil movimiento de la mirada ...

La exclusión nos tiene como únicos protagonistas toda vez que rechazo y recluyo aquellas partes que decido son peligrosas para la imagen que necesito mostrar hacia el exterior.

El rechazo por aquello que considero inapropiado por no corresponder
a lo esperado  por miradas ajenas.

 La desconsideración en desatender necesidades propias para dar únicamente
 espacio a la instalación de reclamos innecesarios de quienes exigen miradas consentidas.

Por ello recordemos ...

Cuando me alejo del compromiso de conocer y re-conocer mis valores y mis capacidades estoy rehuyendo de mi responsabilidad de ofrecer mi don al servicio de la humanidad.

Cuando niego y reniego de  mi camino de crecimiento me excluyo de toda participación en el peregrinaje compartido con todo ser viviente.

Toda vez que excluyo la Conciencia y me entrego a dormir en la comodidad del desconocimiento excluyo la presencia del alma y la Verdad del Ser.

Navegando los mares del psiquismo


 Se sueña para recordar, redescubrir, reconocer, reconectar.
Una vez más lo invisible revela su rostro a miradas conscientes que navegan sus propios sueños en la certeza de capturar alguna señal emitida por sus almas.
La Conciencia se vuelve faro y guía para los valientes exploradores de los mares del psiquismo. Su luz atrae  y dirige sus miradas hacia aquellos lugares que la reclaman.
Siempre hay algo que se ofrece al penetrar un pequeño espacio oscuro, y el regalo es siempre la luz. Parece una paradoja encontrar luz en la oscuridad.

Cuando la luz se posa sobre el oscuro rincón aún desconocido para el mismo aventurero, ese espacio se ilumina. Y toda vez que algo se revela esa revelación es más luz y más conocimiento para quien la recibe.

domingo, 4 de diciembre de 2016

Redención


Redención

Tiempo de desafíos más conscientes. Nuevas oportunidades para redimir nuestra oscuridad y acompañarla amorosamente hacia la luz. Es momento de purificar nuestra psiquis de las impurezas de condicionamientos que limitan el despertar de la frescura creativa.

Es hora de rescatar el viejo arquetipo masculino experimentado por siglos de aprendizajes culturales que lo alejaron de su verdadera naturaleza.

Para la mujer puede resultar atemorizante recuperar lo masculino debido a una larga historia de maltrato que dejó heridas que aún hoy siguen sin sanar.

Clarissa Pínkola Estés define así el animus yendo más allá de la clásica definición: "Se lo puede considerar más bien una fuerza que ayuda a la mujer a exponer sus pensamientos y sentimientos interiores específicamente femeninos de una manera concreta en lugar de hacerlo según un esquema calcado de un desarrollo masculino estándar culturalmente impuesto en una cultura determinada.
Otra manera de interpretarlo podría consistir en imaginar que la Mujer Salvaje, el Yo del alma, es el artista y el animus es el brazo del artista".

En nosotras mujeres este rescate deviene en una nueva mirada compasiva y alentadora hacia nuestro animus.
Una crítica continua y exigente sobre la propia actuación en el mundo, un ataque reiterado a nuestra valía, el socavar permanente los propios talentos e impedir su manifestación, son producto de claras internalizaciones de procesos patriarcales que siguen actuando en el alma de la mujer como heridas que deben ser cicatrizadas bajo la lámpara de cálido aceite de una nueva conciencia.

Una verdadera acción es la de autosostén y cuidado de nuestras creencias, nuestras reales necesidades, nuestros más queridos sueños.Proteger la voz de la intuición por sobre las voces lógicamente legalizadas del pensamiento externo dominante. Custodiando permanentemente el anhelo de nuestra alma como la guía dorada que da sentido al viaje de reencuentro con nuestra intimidad.

Que nuestro animus se encargue de respaldar y exteriorizar a la dulce anima, cáliz de la intuición, la percepción, la sensibilidad, la receptividad, la ternura ...

Esta experiencia consciente nos regalará la sanación de nuestro entorno.
Se desvanecerán los falsos ideales masculinos representados por hombres que aún no han explorado su interioridad y siguen manifestándose desde falsas imágenes en desuso.

Un hombre muy alejado de su anima se convertirá en atacante y desvalorizador del proceso creativo de una mujer. La creación misma, que proviene del anima femenina, será un reflejo intolerable.
Por el contrario, el trabajo sobre el animus y su articulación con la parte femenina del alma (anima) proveerá a la psiquis de los elementos necesarios para sostener el proceso de desarrollo e individuación y crear vínculos acordes a una nueva realidad energética . Entonces se abrirán paso hombres sinceros que gozosamente están descubriéndose en la intimidad de su propia anima.


sábado, 3 de diciembre de 2016

Cinco formas de orar

El Creador. Carol S. Pearson

Cuando descubrimos o damos a luz a nuestro verdadero Self o Sí Mismo, también ingresa el Creador a nuestras vidas. En cuanto percibimos nuestra conexión con la fuente creativa del universo, también comenzamos a comprender la parte que nos toca en la creación.
James Hillmann ha llamado a la esencia de la psicología arquetípica "Hacedora de Almas". En la medida que creamos nuestras Almas individuales, también contribuimos a la creación del Alma del mundo. En consecuencia, en el proceso de crear nuestras vidas participamos de la creación del universo.


Empero es nuestra Alma y no nuestro Ego quien crea nuestra vida. Por ejemplo, nuestra Alma puede elegir experimentar enfermedad u otros tipos de pérdida o sufrimiento como una manera de iniciarse en una sabiduría más profunda para que podamos crecer. Estas elecciones son anatema para el Ego, cuya función es mantenernos sanos y en buen estado, en consecuencia el Ego se siente sacrificado cuando suceden estas cosas (tal como el Alma se siente sacrificada cuando el Ego establece que las prioridades son la seguridad y el nivel social).

La mayoría de los autores modernos enfatizan la forma en que nuestro medio nos moldea. Muchos líderes contemporáneos de la Nueva Era, sin embargo, afirman que en el nivel más profundo del Alma elegimos todo lo nos sucede y así nos convertimos en los autores de nuestro destino, aún de los aspectos más trágicos y difíciles que contenga.
Shirley Luthman y Hugh Prater dicen que cada uno de nosotros tiene el potencial para crear su propia vida, incluyendo la salud física, "haciendo consciente lo inconsciente" o, en otros términos, desarrollando una sociedad entre el Ego y el Alma para que funcionen de acuerdo y no se contradigan.

Cuanto más en contacto logramos estar con nuestra Alma y consecuentemente con el oreden natural del cosmos, tanto más en contacto podemos estar con esta parte creativa y transformativa en nosotros.

viernes, 2 de diciembre de 2016


jueves, 1 de diciembre de 2016

Neale D. Walsch



G. I.Gurdjieff


"El hombre debe de ser el amo de sí mismo. Si el hombre no consigue ser el amo de sí mismo, no tiene nada y nunca podrá tener nada.
El despertar solamente es posible para quienes lo buscan y lo desean, para quienes están dispuestos a luchar consigo mismos, y a trabajar sobre sí mismos durante mucho tiempo, y muy persistentemente, a fin de conseguir ese despertar."

viernes, 25 de noviembre de 2016

Carl G.Jung Mi Homenaje

Viviana Vivarelli


Se la mente maschile pretende di stare fuori dal mondo e di analizzarlo e regolamentarlo da fuori, la mente femminile, partecipativa e simbiotica, si sente invece ‘dentro’ la natura, scaturisce dalla natura come lo zampillo al centro del laghetto.

 Come il fisico quantistico che non è mai di fronte all’elettrone ma danza con lui, così l’uomo non è mai fuori della natura, ma è dentro di essa come il pesce nel lago e, quando si muove il pesce, si muove anche il lago.
 Noi siamo immersi nell’I CHING, nella danza dei mutamenti. 

E anche la nostra fisica occidentale, a poco a poco, sta entrando in questa visuale del mondo visto dall’interno, del mondo come insieme di energie interagenti, dell’universo relazionale.

 E questa è una visione femminile. Ed è la visione di Jung. 


Si la mente masculina pretende permanecer fuera del mundo y de analizarlo y reglamentarlo desde el exterior, la mente femenina, participativa y simbiótica, se siente "dentro la naturaleza", surge de la naturaleza como el chorro en el centro de la laguna.

Como el físico cuántico que no se ha enfrentado a un electrón pero danza con él, así el hombre no se encuentra fuera de la naturaleza, está dentro de ella como los peces en el lago y, cuando se mueve el pez se mueve también el lago.
Nosotros estamos inmersos en el I Ching, en la danza de las trasnformaciones.

Y nuestra física occidental, poco a poco, está entrando en esta visión del mundo visto desde el interior, del mundo como un conjunto de energías  interactuantes, del universo relacional. 

 Y esta es una visión femenina. Es la visión de Jung. 


Cayetano Arroyo

MIRAD QUE SOIS, LO QUE DAIS


Veamos cómo ser útiles, porque sirviendo a la utilidad de este Todo, a nosotros nos servimos. 

Procurando hacer alegre a este Todo, a nosotros nos alegramos. Intentando armonizar este Todo, así nace nuestra armonía.

 Qué puede llenar a una hoja de mayor amplitud que tomar el máximo de oxígeno y depurarlo exquisitamente para que el todo árbol crezca sano?, para quién trabaja?.

Jovanotti - Dipende



Depende  ...  depende del lugar desde donde observes el  mundo ...

jueves, 24 de noviembre de 2016

Elección


El acercamiento a toda nueva experiencia proviene de un  movimiento originado en los niveles no visibles de nuestro Ser.
El ego siempre se atribuye la elección y ésta es una de las ilusiones que necesitamos superar si abrazamos el camino de la verdad.  Él responde en acciones de conciencia cuando se subordina al Yo Superior o reacciona cada vez que ignora su funcionalidad como instrumento de fines e instancias superiores.
Todo proceso de despertar  de la Conciencia requiere de nuestra   capacitación en el descubrimiento de los móviles de comportamiento.

Cuando algo se moviliza en las profundidades todo el Ser necesariamente se involucra en la dirección señalada por el alma. Por ello debemos prestar mucha atención  a los estímulos disparadores que actúan como despertadores de conciencia.

Ten cuidado de la luna . 1ª y 2ª parte (playlist)


lunes, 21 de noviembre de 2016

Cayetano Arroyo


sábado, 19 de noviembre de 2016

S. Brizzi - Risveglio! L'esercizio Principe.



Despertar
Toda vez que no estamos en un estado de alegría, que no nos enamoramos del mundo y sufrimos por alguna razón, el motivo es que no logramos ver con los ojos del corazón todo lo que está sucediendo a nuestro alrededor.

Nos lamentamos, nos enojamos, nos deprimimos, sentimos miedo y desaliento, gritamos nuestro fastidio, hacemos finalmente todo lo que estamos acostumbrados a hacer; pero, una vez vueltos hacia nosotros, aunque si sucede horas más tarde, comenzamos a pensar en modo contrario respecto del habitual: “estoy mal solo porque no tengo ojos para ver el mundo, de otro modo solo vería belleza”.

No soy yo que estoy mal sino el aparato psicofísico del cual soy huésped, mi naturaleza animal.
“El sufrimiento que esta máquina biológica está sintiendo, no es debido a algo que no está bien en el mundo externo, sino al hecho de que fue proyectada para sobrevivir, no para acoger la Vedad”.
“He tenido suficiente alucinación: quiero ver el mundo como es verdaderamente”.

Si queremos realmente despertarnos este ejercicio debe acompañarnos, a partir de hoy, y a lo largo de los próximos años de nuestra vida.
Tenemos que hacerlo con Fe y Voluntad, independientemente de los resultados tangibles.

El comportamiento de quien sabe de no tener “ojos para ver”, produce la tan anhelada transmutación alquímica del aparato psicofísico y la consecuente construcción del alma inmortal.
Es inevitable que esto suceda.

La observación es ya por sí misma portadora de transformación, y si se asocia a un nuevo modo de pensar, contrario del anterior adictivo, resulta increíblemente potente.

viernes, 18 de noviembre de 2016


jueves, 17 de noviembre de 2016

Eckhart Tolle. Parole dalla Quiete .Con traducción al castellano



La lucha contra la inconsciencia puede llevar a la inconsciencia misma.
Jamás será posible vencer la inconsciencia, el ego, mediante el ataque.
Hay que tener cuidado de no asumir una especie de misión para "erradicar el mal", pues podría convertirse precisamente en el "mal" mismo.
Todo aquello contra lo cual luchamos se fortalece, y aquello contra lo cual nos resistimos, persiste.
Hay una guerra contra  las drogas, una guerra contra la delincuencia, una guerra contra el terrorismo, una guerra contra el cáncer, una guerra contra la pobreza, y así sucesivamente.
Toda "guerra contra" esto o aquello, está condenada al fracaso.
Debemos reconocer al ego por lo que es: una disfunción colectiva, la demencia de la mente humana.
Cuando logramos reconocerlo por lo que es, ya no lo vemos como la identidad de la otra persona.
Una vez que reconocemos al ego por lo que es, es mucho más fácil no reaccionar contra él. 
Dejamos de tomar sus ataques como algo personal y comenzamos a sentir compasión cuando reconocemos que todos sufrimos de la misma enfermedad de la mente, la cual es más grave en unas personas que en otras.

Retorno a la sagrada feminidad


“Permitamos que los valores femeninos florezcan en nuestra sociedad a fin de cambiar la mentalidad de las personas. Es indispensable para construir una  paz duradera y  para el futuro de la humanidad.”
Dalai Lama


La Gran Sacerdotisa nos transmite:
 «en el principio no era el verbo,
era el útero de donde surge la vida»

Un renovado acercamiento de la ciencia a lo sagrado revela conocimientos ancestrales ocultos y censurados por una cultura racional y normativa.
Nuestra civilización ha sido patriarcal por tanto tiempo que se han descuidado los requerimientos de la vida misma al sepultar el gran temido y transformador  misterio  femenino  en las sombras de los tiempos.
El femenino oculto pasó a ser entonces su amenaza inconsciente y su gran herida, promoviendo en la mujer el distanciamiento de su esencia original.
 Tiempo y paciencia son necesarios para restablecer los valores de la antigua sabiduría femenina. Participar de esta labor en forma consciente es retomar la vía hacia el reino interior de la psiquis.
El vuelo de su alma será guía, señal y respuesta frente a su súplica cotidiana.
Un camino iniciático
La travesía consciente hacia el alma es un descenso a la tierra del misterio, al mundo invisible para los ojos  de la razón;  la tierra que espera pacientemente ser abrazada y recuperada como encarnación  del sagrado femenino.
La capacidad de contacto con las dimensiones invisibles es un aspecto de la energía femenina.

 La vastedad del océano del Inconsciente  llama de infinitas maneras a descender a lo secreto y misterioso del propio mundo desconocido.
Aceptar la invitación a construir ese espacio de intimidad con un sí consciente es nuestro compromiso a Ser Mujer
La mujer tendrá que aprender a descender a su mundo interno. Una decisión comprometida será su aliada para penetrar en los dominios  más profundos de su psiquismo.

Hay muchos tramos del camino donde la vida nos expone a una abrupta vastedad.
El pasaje resulta una iniciación ya que la densidad que nos  envuelve en el mundo cotidiano tiene que ir aligerándose  hacia un estado de mayor liviandad.
El regreso  al útero de la Gran Madre tiene la morada en profundidades que requieren una elongación progresiva y un grado de extensión que nos permita descubrir la vía del retorno.
Un nuevo camino se abre para quienes atraviesen el mundo subterráneo y se entreguen al proceso alquímico de la transformación.
Resulta un viaje difícil simbolizado por el abrazo del fuego purificador; necesario para disolver  las oscuras sombras de los estereotipos convencionales.
Una iniciación es una profunda experiencia de pasaje a un nivel de  mayor  conocimiento, claridad y descubrimiento. Siempre se desvanece una ilusión.


El encuentro con los depredadores del psiquismo
Enfrentar al depredador es  reconocer  y desafiar cualquier intromisión que obstaculice el proceso iniciático femenino.
Los aspectos socio-culturales y familiares pueden configurarse como depredadores alentando el despliegue de acciones «exitosas» para su mejor posicionamiento en el mundo.

El camino de una supervivencia engañosa la deja en manos del depredador, siendo la seducción y el engaño  sus vías de acceso.
Nuestros aspectos inmaduros e ingenuos desconocen su presencia, pues el depredador actúa desde las sombras del psiquismo, haciendo alianza con un ego herido, maltratado y necesitado.
Si la mujer no se ha iniciado aún en su propio reconocimiento se alejará de su propósito almico.


Peregrinaje interior
La vivencia femenina se experimenta en la quietud y en el reposo de las actividades mundanas.
Cuando la luz se atenúa y la respiración se aquieta un ser silencioso puede proyectarse hacia su interior.
Descendemos a nuestras profundidades sólo cuando  logramos apartarnos de las fascinantes ilusiones que nos  mantienen atrapados. Esta travesía sagrada es necesaria para reconocernos  en otros aspectos  todavía no revelados a nuestro yo consciente.
 Resulta ser un viaje iniciático por los tránsitos  difíciles a ser atravesados.  Este pasaje, por cuanto doloroso y abrumador,  es la garantía de una apertura transformativa.
Como todo proceso iniciático hay algo que tiene que ser entregado y sacrificado a favor del crecimiento y la madurez.
El sacrificio simbólico consciente activa los aspectos heroicos que impulsan el caminar.
La esencia femenina  es la receptividad. Urge permanecer quieta para escuchar la voz de  las entrañas y así tomar la fuerza del misterio de la vida inscripto en esas profundidades.
La imperiosa  necesidad de reconexión con la vida del alma está conduciendo a la mujer  a aminorar el impulso de complacencia frente a las demandas del mundo externo. 
Este movimiento automático de salida hacia un exterior generador de estereotipos y automatismos, se ve frustrado cuando ya no se puede contener la expresión del sentir.
Un fuerte estado de tensión promueve su detención dando lugar a un cambio de dirección y sentido. La mujer entonces puede, en este nuevo espacio, empezar a escuchar el llamado de su alma.


Una crisis iniciática
La inmersión en las profundidades  del reino femenino adopta la forma de una crisis, resultando amenazadora, para una sociedad que desconoce los ritos iniciáticos impulsados por el proceso evolutivo de la conciencia.
Una iniciación tiene lugar  cuando un gran movimiento nos sacude y nos lleva inevitablemente a una zona más profunda  e íntima.
El desafío es aceptar este estado de  impotencia, frustración e incertidumbre  que devendrá fuente de un nuevo conocimiento  que en la superficie de la vida es imposible de contactar.
El femenino profundo responde a la voz  de las entrañas que  instruye en todas las formas posibles: sensaciones corporales, intuiciones, sueños, y por  sobre todo, generando espacios de silencio  y  atenta observación a través de la inactividad.

Es  ser  llevada a las profundidades  para luego emerger a un nuevo estado de alerta conciencia  y cuidado para intimar en el mundo.
Resulta ser un pasaje iniciático no expresarse desde los habituales estereotipos reasegurantes,  moldeados por la cultura dominante y adoptar el lenguaje de la tierra del misterio invisible.
 El pasaje de la densidad a la liviandad nos ofrece una expansión  tal que requiere  ejercitarnos en nuevas maneras vinculares. 



Los ritos de iniciación femenina sacralizan  y honran los ciclos de la vida.
Las sociedades matricias, se caracterizaban por la conexión a la Madre Naturaleza, a la Madre Tierra, a la Divinidad femenina.
Su reverencia a lo cíclico y a los procesos del orden natural, devino en la valoración  de la vida y los valores femeninos.
Ciertas comunidades que aún hoy se perpetúan  en respetuosos rituales iniciáticos, contrastan con la violenta respuesta cultural imperante en nuestra sociedad.
Las mujeres comprenden mejor de que se trata el ciclo de la vida cuando se acercan a la caricia de la Diosa, a su divina esencia.  Aquellos hombres que entran a contacto con su parte sensible descubren esta caricia en sus propias almas.
El cooperativismo, la reciprocidad, la hermandad como armonía igualitaria, son los recursos del alma femenina como genuinos reflejos del alma de la naturaleza.
La sabiduría ancestral es patrimonio  del arquetipo femenino y las acciones que derivan de ella remiten a los tiempos donde la armonía y la cooperación consciente, las respuestas maternales y afectivas  constituían los valores  de las comunidades que rendían culto a la Gran Madre.
La  integración de estos valores en el mundo de hoy es el desafío del ego patriarcal  en su propio camino iniciático.
La urgente reconexión con los rituales de iniciación, olvidados en las sombras del tiempo,
aunque conservados en lo profundo de la psiquis, rescatará el valor sagrado de los  vínculos de hermandad entre las mujeres.

Una re-unión donde la jerarquía representaba la sabiduría, donde  el reconocimiento de la diversidad estaba sostenido en la hermandad y el bien común fue el modo vincular que caracterizó a las antiguas civilizaciones guiadas por el espíritu femenino.



 “El poder latente de las mujeres unidas es el recurso aún no explotado que la humanidad y el planeta necesita.
Sólo cuando las madres sean fuertes de espíritu, de mente y de cuerpo, habrá posibilidad de que los niños y niñas sean queridos y estén alimentados y a salvo.
Sería posible entonces que, al cabo de varias generaciones, las relaciones entre hombres y mujeres  experimentaran un cambio evolutivo  en beneficio de todos.”
                    Jean Shinoda Bolen: "Mensaje Urgente a las Mujeres"


Una renovada mirada: recuperar lo confinado
El miedo al misterio, al poder de lo oculto, es un depredador instalado desde pautas jerárquicas culturales que han determinado la ley y la norma excluyendo por completo la Ley de la Naturaleza.

El aporte de los aspectos lógicos y racionales del psiquismo, cuando se degradaron, renunciaron y combatieron  la sacralidad del femenino.
A lo largo del camino en la historia de la humanidad, el auge patriarcal afectó al femenino en su dimensión más profunda.
Dar a luz los propios aspectos degradados y confinados por los valores sociales imperantes es un acto de liberación, valentía y compromiso  con el proceso de individuación.
Integrar la vulnerabilidad es un signo de fortaleza necesaria para accionar desde un nuevo liderazgo no belicoso sino empático e inspirador.
Cuál es el espejo donde se mira la mujer?
Aquél que le devuelve la viva representación de la  Diosa Madre, la esencia sagrada, o el reflejo de una imagen construida por la cultura que sepultó su femenino divino?
El reino de las mujeres es el espejo donde se refleja la energía arquetípica de la Diosa, quien instruye desde la profundidad del océano del inconsciente, a honrar el Amor y la propia integridad.
Cuando estamos en contacto con el alma surge en modo espontáneo la compasión  que permite sentirme  en la piel del otro. Una vivencia compasiva nutre a quienes la experimentan.


Honrar la naturaleza femenina
La danza conecta a  la mujer con su sagrada feminidad. Es un modo de celebrar y honrar su sensualidad, su sexualidad y su corporeidad.
Es una vía de sanación al re-evocar la ancestral conexión de los atributos  femeninos con el espíritu de la divinidad.
Las culturas patriarcales provocaron esta desconexión y hoy es imprescindible su restablecimiento y curación.
La música, la danza, y toda expresión artística son poderosas medicinas purificadoras de  cristalizaciones y rigideces que debilitan la fuerza proveniente del corazón. 
Las nuevas inspiraciones florecen en  las moradas sagradas del alma y  se vierten en nuestra cotidianeidad  a medida que disolvemos  nuestras durezas.

Fluye como el agua y te  descubrirás  más sabia y amorosa.
Acaricia con dulces palabras cada brote inspirador de una vida nueva.
La sabiduría femenina está contenida en él.


Lic. Annamaria Saracco
Mis Publicaciones

domingo, 13 de noviembre de 2016

Franco Battiato - La Cura



Cuando el alma dispone, a fines evolutivos, configurar una escena para atravesar una crisis de sanación., todo nuestro ser se conmociona y siente un gran malestar. A nivel físico el cuadro puede resultar muy perturbador y el dolor y el miedo se intenifican en el plano emocional y mental.

La posibilidad de adentrarse en conciencia en estas vivencias potencialmente sanadoras es la que permite recibir el mensaje curativo del alma.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Hasta Cuándo? …..



El tiempo de permanencia en una determinada prueba es exactamente  el necesario  para completar su finalidad.
En primera instancia el proceso nos pide involucrarnos en la aceptación de que estamos atravesando una lección kármica.
Aceptar implica volver la mirada hacia el interior. Toda vez que pongamos la causa en el afuera nos negamos la posibilidad de sanación.
 El grado de aceptación aclara la percepción y la paz va surgiendo como un punto de luz desde nuestras oscuridades todavía no reconocidas.

Un paso de comprensión nos acerca al corazón y a ejercitarnos en la humildad de saber que todo deriva de la sabiduría de un  orden superior  que guía nuestro camino.

Intimidad


Una de las formas más solapadas de violencia es la encarnada por aquellos que, al negar su naturaleza inconsciente, viven disociados y alejados de los procesos que se desarrollan en una zona más profunda de si mismos.
Este desconocimiento impregna fundamentalmente su modo de relacionarse. La distancia que establece para sí mismo es directamente proporcional a la distancia que pondrá en sus vínculos. La búsqueda consciente del encuentro consigo mismo, impulsada por las necesidades transformativas,  está negada y por consiguiente  el mecanismo proyectivo inunda sus percepciones.
La cultura patriarcal descuidó los requerimientos del alma en su invitación a recorrer sus territorios en  la necesidad de contactar con otros aspectos de nuestra naturaleza, los que están fuera del alcance ordinario.
Los que sostienen una pauta patriarcal se defienden de la naturaleza femenina que pulsa por manifestarse en un mundo donde el control y el poder y las restricciones ocuparon un amplio espacio.
Entonces este modelo y aquellos que lo encarnan permanecen lo más inconsciente posible de todo efecto de contacto íntimo.
Viven desvitalizados y necesitando nutrirse de la energía de femeninos externos ya que no pueden generarla en el contacto con su anima.
Sus elecciones vinculares, en el caso de hombres, son mujeres con marcadas tendencias masculinas, desde un fuerte  temor al contacto con su femenino interno, aunque cada vez con mayor prontitud esta elección los continúa frustrando.
 La posibilidad de encontrarse con una verdadera energía femenina es necesariamente un desafío puesto por su propia alma. Poder entrar en un vínculo que le permita mirarse en su aspecto tan temido es una gran labor. Sólo aquellos que puedan sostenerlo podrán iniciar el camino de encuentro con el alma femenina. Si sus mecanismos de control y expulsión prevalecen por sobre esta oportunidad de crecimiento e integración la experiencia se diluye dejándolo en una situación de empobrecimiento psíquico.

Annamaria Saracco

viernes, 4 de noviembre de 2016


martes, 1 de noviembre de 2016

Elisa - "L'Anima Vola" - (official video - 2013)



Cuando la vida te sorprenda y te invite a volar no te alarmes ... acepta su mano y déjate fluir en sus vientos y en sus mares eternamente cambiantes rumbo al océano de la Conciencia.

Es el alma la guía y la movilizadora de frescas y renovadas energías. Es hora de sacudirte de rutinas opacas y de brillar en nuevas formas de manifestación. Acércate a aquél compañero de viaje que veas danzar  la música de su alma.

Aunque ten cuidado de no ser tú quien detenga su movimiento ... acércate para que sus energías te permitan aprender nuevos pasos.

No pretendas crecer en las rutinas. Es el movimiento el generador de música.

Y siempre la música enriquece y da brillo a la vida. Déjate sorprender entonces por aquellos eternos buscadores de nuevas melodías.

Indagando nuestros automatismos


Nuestra vida rebosa de un sin número de hechos que si pudieran ser reconocidos e indagados serían una fuente de conocimiento invalorable sobre la necesidad de transitar determinadas experiencias.
No hay intención más auspiciosa que aquella de necesitar aventurarse en las propias vivencias  ejercitando su mirada interior en la búsqueda del hilo que entrelaza causas y efectos.
Sin duda esta decisión surge siempre de un quiebre, de algo que permita  el resquebrajamiento de estos automatismos. Ellos se encuentran muy  acomodados formando parte de una estructura bien conocida que ilusoriamente crea sostén y poder.
Hasta que necesitemos de ellos nuestros comportamientos serán reactivos  y necesitarán de vínculos donde se instalen patrones que reediten luchas de poder.
Los automatismos buscan perpetuarse y ahí donde los habilitemos estaremos negando  la conciencia.
Sin la conciencia el camino  hacia la Luz es imposible. La transformación exige una conciencia participativa y activa.
 Las bellas palabras son genuinamente  bellas porque provienen de su patrón vibratorio. Pueden ser bien reconocibles las palabras pronunciadas desde un automatismo porque su mensaje solo puede transmitir repetición sin contenido comprensivo.

El abordaje terapéutico de Vidas Pasadas ofrece un camino a quien se acerque impulsado por una genuina necesidad de “completud”.

lunes, 31 de octubre de 2016

Gayatri Mantra. Deval Premal- Miten- con Manose

Un encuentro inolvidable ....



"Liberar el espíritu significa ser capaces de avanzar de la inercia a la inspiración. El camino de la danza es un viaje continuo y siempre renovado de la inercia al éxtasis. Cuanto más se llenen de espíritu nuestras vidas, más fácil nos resultará alcanzar el plano en el cual el éxtasis se convierte en nuestro estado natural."

Gabrielle Roth

miércoles, 26 de octubre de 2016


Chiristine Downing

Alimentarse sólo con imágenes masculinas de lo divino es estar mal nutrido.

 Tenemos hambre de imágenes que reconozcan la sacralidad de lo Femenino y la complejidad, riqueza y poder nutritivo de la energía femenina...

Buscamos imágenes que afirmen que el amor que las mujeres recibimos de las mujeres, de la madre, hermana, hija, amante, amiga, es tan profundo y tan digno de confianza, necesario y sustentador como lo es el amor simbolizado por el padre, hermano, hijo o marido.

Anhelamos imágenes que muestren como algo auténticamente femenino el valor, la creatividad, la lealtad, la confianza en una misma, la flexibilidad, la tenacidad, la capacidad de intuir claramente, la tendencia a la soledad y la intensidad de la pasión.

martes, 25 de octubre de 2016


CONCIENCIA Y VIOLENCIA

Abordar la temática de la Violencia desde una perspectiva de no involucración es como describir un fenómeno tomando la distancia óptima que sirva de autoprotección.
Qué significa esta afirmación y a dónde nos conduce?
Partimos del reconocimiento que toda vincularidad comporta un sentido evolutivo. Todo lo que queremos transmitir, por lo tanto, tiene que ser desde una conciencia participativa para hacerlo desde un verdadero acompañamiento y no desde una mera información despersonalizada.
Abordar una tarea informativa, de investigación, terapéutica, de ayuda, de asistencia sin poder reconocer que estas energías nos tocan en lo más profundo de muy distintas formas,es fundamental para una intervención comprometida.
Estamos acostumbrados a separarnos de lo que le pasa al otro y lo más grave es que esta ilusoria separación está al servicio del Ego que, a causa de su negada debilidad, necesita utilizar toda situación de "ayuda" para reafirmarse en sus escondidas debilidades.
El vínculo terapeútico especialmente legalizó esta situación desde una teorización absolutista con formas rígidas de resolución. El avance paulatino de una conciencia participativa y compasiva ofrece la posibilidad para que los profesionales legalicen sus propias experiencias .
Sabemos que la información no configura un conocimiento.Si esta información pasa al plano de la experiencia , de la vida , entonces devendrá en conocimiento. Entonces , si transmitimos información nada estamos comunicando porque nada ha sido encarnado. Cuando el profesional acepta su proceso de vida y aprendizaje y humildemente lo pone al servicio del "paciente " (palabra que considero inadecuada) entonces estará creando un espacio de salud .
Hoy,este proceso toma una forma diferente . Los mismos profesionales con sus propias experiencias dolorosas se animan a mostrar su humanidad y salen del lugar de perfección planteado por la ortodoxia científica.
Toda vez que se revelan nuevas realidades nos encontramos con la necesidad de profundizar en la naturaleza del Ser humano.
Mientras que en el posicionamiento anterior " esto le pasa al otro " el profesional es invitado a juzgar, contaminado por sus propias proyecciones, ( lo que equivaldría a decir desde la vereda de enfrente ) en una actitud crítica ,en esta nueva forma de abordaje , que surge del crecimiento de un nuevo nivel de conciencia, tiene la posibilidad de intervenir involucrándose en una tarea compartida y hermanada.
La asimetría radica en el lugar del que conduce el proceso pero la condición de humanidad une el destino del proceso terapeútico en un resultado muy diferente. La brecha se ha derribado. La brecha es la violencia instalada en el consultorio que lastima y desvirtúa todo acto de amor. Porque en realidad este es el resultado buscado: donde hay violencia no hay amor y si no hay amor no hay sanación.
Recordemos que en una acción despersonalizada el terapeuta queda a resguardo de la problemática misma . Es importante observar en todo proceso vincular el lugar desde donde se está transmitiendo. Aqui radica la raíz de la Violencia.
Todos estamos enlazados, sabiamente vinculados los unos a los otros en redes relacionales de intercambio y aprendizajes mutuos. Todos somos maestros y alumnos alternativamente. Todos estamos en fuertes procesos de aprendizaje.
Lo que diferencia a unos de otros es el grado de despertar de la Conciencia.
Una Conciencia más despierta verá cada situación como un desafío de crecimiento.
Los más aletargados se sentirán victimas de toda situación.
El lugar de Victima es un lugar de trampa. NO HAY QUE AUSPICIARLO. Mantiene en bajos niveles el psiquismo y no favorece ningún proceso de evolución.
Si somos VICTIMAS entonces polarizaremos la existencia de un culpable y así pondremos AFUERA la responsabilidad por hacernos cargo de nuestra búsqueda de bienestar .Y si así estamos posicionados va a aparecer un culpable detrás de otro para perpetuar el lugar elegido.
Salir de la trampa es poner perspectiva a toda situación de violencia.
Hoy estoy convencida que toda acción violenta empieza por uno mismo. Somos los autores de nuestras propias violencias auto infringidas. Mi camino hasta aquí , transitado de mas de treinta largos años de terapeuta entrelazados a mis propias experiencias, son un testimonio a esta verificación. Solo cuando empezamos a mirarnos a nosotros mismos podremos descubrir esta verdad. Y lleva tiempo.... bastante.
El coraje y la aceptación de lo que encontraremos en esas negras profundidades lo necesitaremos para traer a la luz los tesoros ahí escondidos.Generalmente cuando emprendemos esta travesía los otros suelen cargarnos con muchas de sus "proyecciones". Creo que este es el momento de mayor tensión porque debemos continuar con nuestro camino de rescate de nosotros mismos.
Ahí donde hay auto violencia hay herida y donde hay herida falta el amor a nosotros mismos. Las heridas se sanan poniendo amor donde hay dolor. Donde me olvidé de mi me violenté. Todo empieza desde adentro y se proyecta afuera. Si me amo puedo después compartir ese amor, cuando me olvide de mi ejercí violencia. Entonces los espejos de la realidad me lo vienen a mostrar.
Claro que esto es difícil verlo y después aceptarlo por toda persona que no se encuentre en este tramo del camino y siga creyendo que el afuera es el causante de su cautiverio.
Claro que existen seres que ocasionan daños y otros nutren de amor. Pero unos y otros están puestos por alguna razón en el camino. Solo es cuestión de observar.
El auto conocimiento proporciona todos los elementos necesarios para emerger a situaciones donde las energías son más livianas y más amorosas.
Salir de los pactos perversos es desafiar el miedo a la soledad, a la critica, a la creencia de que soy en tanto el otro me reconozca, al desamparo, a la carencia etc.…
Por lo tanto se necesita coraje para crecer pero la recompensa es la puerta a una vida más saludable, armónica y verdadera.
Es necesario proporcionar un nuevo modelo a la Psiquis.
Las relaciones deben descender a niveles más profundos, recíprocos, verdaderos auténticos. Deben recordarnos nuestro potencial más elevado, aquello en lo que podemos devenir y no aquello en lo que podemos acabar.
Estamos obligados por un proceso de Conciencia a descender y a enfrentar nuestra Sombra. Es en los territorios del mundo subterráneo donde nos encontramos al desnudo con un Yo despojado de toda ignorancia y falsas imágenes reasegurantes.
Necesitamos descender periódicamente para ascender con menos soberbia y mayor autenticidad.
Annamaria Saracco

Una visita al lado oscuro



Todos tenemos puntos ciegos, tendencias que simplemente nos
negamos a admitir como propias, rasgos que rehusamos aceptar y que por consiguiente, vertemos hacia el exterior, blandiendo toda
nuestra cólera e indignación puritana para luchar contra ellos
cegados por un idealismo que nos impide reconocer que la batalla es
interna y que el enemigo está mucho más cerca de lo que imaginamos. Ken Wilber

Cuando finalmente reconocemos y aceptamos al desafío como una opción posible para entrar a contacto con la vida misma, una fuerza impulsora proveniente del alma,nos infunde el coraje necesario para iniciar un camino de descenso hacia nuestra propia oscuridad desconocida.
Esta misión heroica movilizada y dirigida por la intención álmica, despierta a un héroe dormido acomodado e insatisfecho en una supervivencia inconscientemente desvitalizante.
Su propósito es activar el recuerdo del significado y sentido de nuestro camino de experiencias.
"Prepararse para la travesía es aprender a ser fuerte, moral y saludable, pero la travesía misma es experimentar los grandes misterios de la vida: la muerte, la pasión, el nacimiento, la creación, como misterios; " afirma Carol Pearson.
Los inicios de este tránsito hacia "el lado oscuro", tal como lo denominó Carl G. Jung, estarán acompañados necesariamente por el miedo; y es lógico que así sea, ya que implica adentrarse en contenidos previamente relegados de la conciencia ordinaria por haber sido prejuzgados por el mismísimo yo como peligrosos.
Por ello, rescatar nuestros aspectos valientes, es condición para sostener el compromiso de búsqueda, en una vivencia consciente hacia las zonas misteriosas de nuestra irracionalidad.
Es valiente aquel que se sobrepone al miedo inicial frente a una empresa que involucra el viaje hacia lo desconocido de sí mismo.
El miedo constituye una de las fuerzas más poderosas que deben ser enfrentadas
para adquirir sabiduría. En el libro "las enseñanzas de Don Juan", Carlos Castaneda describe así a este fenómeno: "Un hombre va al Saber como a la Guerra, bien despierto, con miedo, con respeto y con absoluta confianza. Ir en cualquier otra forma al Saber o a la Guerra es un error y quien lo cometa vivirá para lamentar sus pasos". Si somos capaces de este primer reconocimiento, podremos aceptar la presencia del miedo como algo natural y espontáneo en el camino del autoconocimiento.
Esta observación permitirá más adelante constatar que, a medida que nos vamos adentrando en territorios que están más alejados de la conciencia habitual, el temor se intensificará a modo de "resguardar" nuestra integridad.
Un yo más sano puede reconocerse en una vivencia de temor ,y en la aceptación de este proceso natural de Conciencia,     podrá recrear una nueva experiencia de valor. Cuando el yo es muy débil creará ilusiones de pseudo fortaleza y el miedo entonces quedará enmascarado en distintos mecanismos defensivos que sostendrán esa identidad, sin darse la oportunidad de saber que está sucediendo realmente en sus profundidades.
Cúanto más distanciados estemos de nuestra desconocida Sombra más la Conciencia va a activar despertadores para disponernos a prestar atención e iniciar un acercamiento sincero y respetuoso con los aspectos negativizados ocultos a la luz de la Conciencia.
Este acercamiento es parte del plan del alma en la creación de experiencias progresivas de desprendimiento, de desilusión, de valor y autenticidad; de integración y totalidad.
La Dra. Frances Vaughan nos brinda una bella imagen de este proceso :"Desde la
perspectiva del mundo interno del alma, el mundo del ego es una pequeña isla en la inmensa vastedad del océano de la experiencia. Esta comprensión sólo es posible cuando nuestro corazón se abre y se conmueve por el impacto del sufrimiento en la existencia de todas las criaturas que luchan por sobrevivir frente a la adversidad.
Cuando empujemos la roca montaña arriba junto a Sísifo, cuando suframos con las mujeres cuyos hijos y amantes marchan a la guerra, cuando experimentemos el dolor de quienes se sienten privados del amor y las cosas buenas de la vida y cuando seamos, en definitiva, capaces de afrontar nuestras frustraciones y nuestros fracasos personales, comenzaremos a descender a las regiones más oscuras del psiquismo.

Lic Annamaria Saracco

lunes, 24 de octubre de 2016


sábado, 22 de octubre de 2016

Deva Premal- Miten - con Manose - Ilumina



Cada momento se precipita hacia nosotros desde todas partes:
la convocatoria del Amor.
¿Quieres venir con nosotros?
No es momento para quedarse en casa,
sino para salir y entregarse al jardín...
               Rumi

Aliviar el dolor del corazón

Me di cuenta que mi corazón se rompía, no podía detener el dolor, ni entonces, ni ahora.
Donde había confianza reinaba la traición ... sola ... ganadora.
Mis lágrimas hubieran llenado un  océano...
si hubiese tenido  la fuerza para llorar.
El aislamiento en el umbral de casa, de noche.
Y con la noche llega la soledad y el miedo.
El amor de Madre Tierra me hizo más fuerte,
esta noche dejaré que las colinas me sostengan...
y el viento me hará compañía.

Traducción
La ruota delle lune - Meditazioni pellerossa per molte lune-
Jamie Sams

Dance on the circle.



          La distancia del otro es la distancia de nosotros mismos

Una vez que hemos tocado algo de nuestra propia esencia y ahondado en nuestro sentido del ser, es menos probable que nos sintamos amenazados por otras personas, porque nuestro propio sentido de identidad yace en algo sustancial de nuestro interior. El desafío de encontrar un territorio común entre las personas no requiere que estemos siempre de acuerdo con las ideas del otro; más bien requiere una apreciación más profunda de nosotros mismos. Ser sabiamente humanos significa luchar para superar todas nuestras posiciones o puntos de vista, que son en verdad trances, cuando la identificación con ellos evita que seamos capaces de encontrarnos con el otro en la desnudez del presente.

Derivar nuestras identidades de algo que no sea nuestra esencia como seres conscientes lleva a la ilusión de la separación inmutable y crea la falta de confianza que se convierte en la base de la cultura de la competencia y la supervivencia. Sin embargo, si finalmente nos preguntamos por qué no podemos encontrar un territorio común con otra persona, veremos finalmente que la única distancia real entre la gente es la distancia a la que cada uno de nosotros se ubica respecto de su ser esencial.

Tú estás tan lejos de mí. y yo de ti, como lejos esté cada uno de su Yo-Soy.

Esta distancia autocreada y autoperpetuada no es causada por el otro, sino por el hecho de estar atrapados en nuestra propia identidad y exiliados de nuestro verdadero ser.

La única forma de remediar esta situación es regresar con nuestra atención al Ahora y ejercer el poder de la conciencia. En ese momento, tenemos la habilidad de dar un paso afuera de los viejos patrones y elegir actuar de una manera distinta, que renueve la posibilidad del respeto mutuo, la cooperación e incluso el amor que siempre está esperándonos.

Este amor, que es innato a quienes somos en nuestra Yo-Soy-dad. constituye el potencial más profundo que puede siempre unirnos, incluso cuando nuestras religiones, nacionalidades, razas o géneros parezcan dividirnos a perpetuidad.

Dr. Richard Moss. "El Mandala del Ser"

jueves, 20 de octubre de 2016

sintiendo la vida

miércoles, 19 de octubre de 2016

viernes, 14 de octubre de 2016


martes, 11 de octubre de 2016

Seminarios Octubre

Grupo reducido

Resulta para mí de vital importancia presentar la Terapia de Vidas Pasadas desde un abordaje psicoterapéutico Transpersonal. Esta visión explica aquello que se encuentra más allá de las fronteras de la comprensión ordinaria.

La Conciencia es el principal punto de enfoque, y el propósito de este nuevo tiempo es contribuir a su evolución.
El gran despertar consiste en trabajar sobre nosotros mismos en un autorreconocimiento de nuestra participación en la propia evolución desde la finalidad más elevada de nuestra experiencia en la Tierra.

Es una experiencia vital profundamente curativa: su fin último no es la eliminación de miedos, fobias, ansiedades… es más aún, es la oportunidad de atravesar estas vivencias en un creciente proceso de comprensión e integración.
Ofrece una experiencia personal y directa de espiritualidad.

lunes, 10 de octubre de 2016


O avanzamos o nos quedamos donde estamos

Elevar nuestra conciencia es nuestro compromiso con la vida.


 En el proceso de nuestra evolución consciente no podemos retroceder,  es imposible el retroceso. Aquello que ya fue experimentado no puede ser cancelado pues  siempre ofreció una nueva información que solo direcciona hacia adelante.

Cuando resistimos este impulso de la conciencia nos detenemos y nuestro patrón vibratorio se densifica. Una imagen representa con claridad el camino resistencial  “el hundimiento  por el propio peso de estar parado en el mismo lugar”.

La conciencia que no se moviliza  organizan un sin fin de experiencias que repiten, en distintas formas, un mismo patrón que las sostienen en su estancamiento.


Es urgente que seamos responsables en un auténtico examen autoindagatorio.

viernes, 7 de octubre de 2016

Según Roger Woolger


Según Roger  Woolger, quién fue un psicoanalista junguiano investigador sobre las memorias de otras vidas, dice que la mayor parte de la gente en sus primeras regresiones, raramente recupera memorias horribles y violentas.
Manifiesta que el inconsciente, el cual contiene recuerdos de otras existencias pasadas más allá de eventos eliminados de la infancia y arquetipos, en su sabiduría, solo nos envía recuerdos del pasado que somos capaces de administrar y de integrar en nuestra personalidad consciente.
Aquellos con menos experiencia terapéutica usualmente tienen inicios menos traumáticos y  las memorias tienden a ser más serenas.

Woolger nos recuerda la imagen oriental del guardián del umbral, ese monstruo terrible pintado sobre la puerta de los templos o  alrededor de los mandalas sagrados.
Estos guardianes representan nuestros propios miedos y están allí para impedirnos entrar en ámbitos de la psiquis para los cuales todavía no estamos listos. Cada uno de nosotros, ya sea cosnciente o no, tiene sus propios guardianes interiores del umbral, que les impide entrar en profundidad demasiado rápidamente.

Es una sutil economía interior de revelación psíquica y espiritual, en el que cada individuo procede a su propio paso guiado por estos guardianes interiores.

Cuando aprendemos a interpretar nuestros sueños, estas figuras interiores se hacen cada vez más presentes.