El eje del trabajo clínico es la comprensión del proceso evolutivo de la Conciencia.

Psicología Transpersonal


El espíritu podrá volar hasta el cielo, pero el alma,

ella tiene que ir a sus profundidades, al fondo de sí misma.

Rhoda Lerman

Como abordaje holístico (integral) del Ser centra su tarea en el estudio, investigación y trabajo con la Conciencia en sus distintos niveles de manifestación.

Así entonces crea un contexto para favorecer el ingreso a estados no ordinarios de conciencia (aquellos diferentes del habitual).

El proceso de trabajo compromete todos los niveles de la persona: físico, emocional, mental y espiritual.

Aprender a moverse hacia nuevos territorios es acceder a una mayor comprensión sobre la verdadera naturaleza de quienes somos.

La activación del proceso de auto-conocimiento origina la condición necesaria para la exploración de las regiones interiores todavía inexploradas.

Estas zonas temidas desde el mismo desconocimiento son portadoras de una potente energía que espera con prontitud ser liberada a favor del crecimiento y la evolución.

viernes, 29 de enero de 2016

Eckhart Tolle - En unidad con la vida



La gente cree que depende de lo que ocurre para su felicidad, es decir, que depende de la forma. Ellos no se dan cuenta de que lo que ocurre es lo más inestable del universo. Cambia constantemente.

Miran al momento presente como si estuviera dañado por algo que ha ocurrido y no debió ocurrir, o como si fuera deficiente por algo que no ha ocurrido y debió ocurrir.

Y así pierden la perfección más profunda que es inherente a la vida misma, una perfección que está siempre aquí, que está más allá de lo que está ocurriendo o no , más allá de la forma.

Acepta el momento presente y descubre la perfección que es más profunda que cualquier forma, que además, ante el tiempo, permanece intacta.

La alegría de vivir, que es la única felicidad verdadera, no puede llegar  a ti a través de ninguna forma, posesión,  logro, persona o suceso, a través de nada que ocurra.

Esa alegría no puede llegar a ti, nunca. Emana de la dimensión sin forma que hay en tu interior, de la conciencia misma y, por tanto, es una con quien tu eres.

Me comprometo con mi alma

Saber que ocurre ... Tao Te Ching


Cuando no sepas qué ocurre en un grupo, no claves más tu vista. Relájate y mira suavemente con tu ojo interior.
Cuando no entiendas qué dice una persona, no persigas cada una de sus palabras. Rinde tus esfuerzos. Silénciate interiormente y escucha con tu ser más profundo.
Cuando te asombre algo que veas o escuches, no luches por entender. Retírate un momento en ti mismo y cálmate. Cuando una persona está en calma, lo complejo se pone simple.
Saber qué ocurre, no empujar, abrirse  y estar atento. Mira sin clavar la vista. Escucha con más quietud que agudeza. Usa la intuición y la reflexión en lugar de descifrar.
Mientras más te liberes de tu empeño, y mientras más abierto y receptivo estés, con más facilidad sabrás qué está ocurriendo.
Además, quédate en el presente. El presente es más accesible que los recuerdos del pasado y que las fantasías del futuro.
Por lo tanto, pon tu atención en lo que ocurre aquí y ahora.

jueves, 28 de enero de 2016

"Gente Esencial": Brother David charla con Virginia Gawel y Fabiana Fond...

Nor Hall

Hay un vacío que sienten en estos tiempos hombres y mujeres, que sospechan que su naturaleza femenina, como Perséfone, se ha ido al infierno.
Dondequiera que exista tal vacío, tal brecha o ágape de dolor, la curación debe buscarse en la sangre de la misma herida.
Es otra de las antiguas verdades alquímicas": no se hará solución alguna sino, en la propia sangre".
Así, el vacío femenino no puede curarse en conjunción con lo masculino, sino más bien por una conjunción interna, por una integración de sus propias partes, por un recordar o reunificar el cuerpo de la madre/hija.

martes, 26 de enero de 2016

La relación fundamental. Dr. Richard Moss





Qué es lo que hacemos cuando llevamos nuestra consciencia totalmente al presente y nos damos cuenta de que "estoy aquí" ...? Nos movemos dentro de una consciencia más espaciosa y así creamos una distancia consciente de lo que estamos experimentando. A la vez, nos abrimos hacia nuestra experiencia inmediata para verla tal cual es, para verla en su totalidad, para invitarla a revelarse más completamente ante nosotros. Estamos mirando del modo más objetivo posible, sin reaccionar ni juzgar.Esto nos permite darnos cuenta de forma más completa de lo que estamos sintiendo o percibiendo en realidad; y no permanecemos meramente en nuestra mente, interpretando y analizando.

Resulta importante señalar que mover nuestra consciencia hacia el Ahora, creando de este modo distancia de nuestras sensaciones y pensamientos, no es una disociación.

Un error frecuente en que se incurre con las prácticas orientales de meditación es tratar de elevarse por encima de una experiencia y apartarse de esta, especialmente cuando una experiencia se considera negativa. Para ejercitar el poder de la consciencia, es necesario que estemos más presentes en nuestras experiencias sin perder nuestra consciencia más vasta. Con esta cualidad de atención, logramos la verdadera comprensión. Empezamos naturalmente a responder a nuestras experiencias de la manera más apropiada e inteligente.

Esta visualización íntima de nosotros mismos por nuestra consciencia es,de todas las relaciones, la fundamental. Creamos la posibilidad de una conexión consciente de empatía entre el yo (o ser) y nuestro verdadero ser, o lo que alternativamente se denomina Ser. El yo personal que experimentamos como nosotros mismos es sostenido, visto y sentido profundamente por eso, que nunca me rechazará, nunca me dará la espalda, nunca me juzgará. Sí puede vernos juzgando, atacándonos a nosotros mismos, creando nuestra propia desdicha; pero no juzga siquiera esto. Está simplemente presente en mí.

Esta presencia no necesita ser meramente neutral o indiferente. Podemos dejar que sea nuestro amigo de confianza, como hacían los poetas místicos persas Hafiz y Rumi cuando se referían a él como el "Huésped" o el "Amado", a quien se ofrecían y quien siempre los acogía.

La llave para cultivar el potencial sanador de la relación yo-Ser es la cualidad de nuestra atención: la firmeza, la gentileza y la aceptación de la "mirada" que volvemos hacia nosotros mismos. Debemos estar verdaderamente dispuestos a experimentar nuestras sensaciones y a ver claramente nuestros pensamientos sin reacción, permitiendo que el momento sea exactamente como es, sin defendernos contra estas sensaciones y pensamientos, sin que nuestras mentes se alejen con otros pensamientos.

Entonces, eso que trasciende nuestra capacidad de nombrar o categorizar de cualquier manera, está presente ante nosotros y tiene la misma cualidad de aceptación que presentamos ante nosotros mismos. Esto constituye también la esencia de la meditación y la oración. Al mantener la atención en el momento presente, nos hacemos transparentes a lo trascendente. Es la aceptación del yo por la profunda empatía del Ser lo que en última instancia nos sostiene cuando enfrentamos los miedos más profundos, incluso el terror primario de nuestro ego, el no ser.

Extraído del libro :"El mandala del Ser". Dr. Richard Moss

Hernán Huarache Mamani

Hernán Huarache Mamani es el último heredero de una antigua generación de curanderos andinos.
Su libro difunde las enseñanzas de su maestra para mostrar el camino de iniciación andina que siguieron las mujeres sabias de su pueblo, manteniendo en secreto los sagrados conocimientos de la Pachamama.

"Recuerda: la unión amorosa de la mano del hombre con la de la mujer es el nexo que les permitirá entrar en contacto con el universo. Porque cuando la mano del hombre toca la mano de la mujer, está rosando el camino que conduce a la eternidad".

Hernán Huarache Mamani
Traducción del italiano

lunes, 25 de enero de 2016


lunes, 18 de enero de 2016

I maghi della pioggia- Clarissa P. Estés (castellano)




El retorno de la diosa - Edward C. Whitmont


El ego patriarcal aborrece el cambio y la rendición. Desea que persistan la vida y la conciencia en una perpetuidad inalterada e inalterable. Por eso teme cualquier amenaza a su continuidad. Sin embargo siente deseos,y hasta impulsos,de reprimir y destruir lo que se interpone en el camino de su anhelo y su seguridad.

 El ego patriarcal desea la vida pero crea la muerte y ese mismo mal que teme y niega.

Consideramos malo lo que tememos. Tememos la violencia porque hemos llegado a creer que la vida ha de ser algo ordenado, racional, pacífico y perpetuo.

Tememos el cambio porque nuestro sentido de la identidad personal en el tiempo y en el espacio se apoya en la ilusión de uniformidad, de estabilidad psíquica y de permanencia.

Jung decía: "Nada provoca tanto pánico en los primitivos como lo que se aparta de lo ordinario; se sospecha en seguida que es algo peligroso y hostil. Al hombre civilizado le sucede lo mismo".

El cambio es una amenaza a nuestro estado actual de conciencia y a nuestro sentido de la identidad habitual.Por eso tememos a la muerte, el cambio definitivo, y la consideramos el mayor de los males

.Dionisio, el dios sombrío del cambio, representa esa amenaza.

 Hubo que expulsarlo en nombre del Dios que es Yo soy, el Dios que separó el mal del bien, lo superior de lo inferior. Se perdió con ello la unicidad paradisíaca. Este tema recorre, de un modo u otro, todas las mitologías patriarcales.

Se escindió y rechazó así el abismo creador del suelo maternal, lo femenino o yin.

 El impulso violento y extático que lleva a la muerte y a la destrucción que es parte tan importante del principio yin se negó y se reprimió. El suelo abismal y origen del ser se considera sagrado, peligroso y abrumador, el todo-en-uno. Su atractivo hace que se desee apasionadamente, pero también se le teme porque para la identidad individual, que aflora gradualmente, es un caos terrible. Por eso se necesitaban el tabú y la represión para impedir una fusión regresiva y asegurar el orden y la racionalidad.

Nuestra conciencia racional y un orden social aparentemente viable de respeto a los derechos individuales se han edificado sobre este rechazo de la Madre Oscura y de la violencia dionisíaca.

... El que no sepamos relacionarnos con el aspecto daimónico y transpersonal de la agresividad, tiende a aumentar su demonización.

... La Gran Diosa y su consorte fálico Dionisio representaban un alma del mundo y de su poder intrínseco de destrucción y renovación. Representaban una continuidad de vida y existencia en que nacimiento, amor, agresividad, violencia, destrucción y renacimiento eran como latidos. Hemos perdido de vista este aspecto de la realidad.
En consecuencia, nuestros criterios y nuestra relación con la existencia se han deformado y se han hecho absurdos e irreales.

Cómo y por qué han sido reprimidos lo femenino y lo dionisíaco? Cómo pueden restaurarse? Con qué rituales se podría transformar la violencia y convertirla en afirmación agresiva y en conexión personal? ...

domingo, 17 de enero de 2016

Alonso del Río - Ruta Salvaje . -


Un encuentro inolvidable. Gracias querido Alonso ....



Un encuentro inolvidable. Gracias querido Alonso ....

"Despierta" Mirabai Ceiba



La humanidad está bajo gran presión de evolucionar porque es nuestra única oportunidad de sobrevivir como raza. Esto afectará todos los aspectos de su vida y las relaciones amorosas en particular.Nunca antes las relaciones han sido tan problemáticas y conflictivas como lo son ahora.

... Si sigue persiguiendo el objetivo de la salvación a través de una relación seguirá desilusionándose. Pero si acepta que la relación está para hacerlo consciente más que feliz, entonces la relación en verdad le ofrecerá salvación, y podrá alinearse a la conciencia superior que quiere nacer en este mundo. Para aquellos que se apegan a los viejos patrones habrá aún más dolor, violencia, caos y locura.

ECKHART TOLLE

sábado, 16 de enero de 2016

Deva Premal- Miten con Manose. Buenos Aires- Octubre 2014 - Apertura


Pueda el árbol de nuestra vida estar firmemente arraigado
 en el terreno del amor,
 puedan las buenas acciones ser las hojas del árbol.
Puedan palabras de gentileza formar sus flores y pueda la paz ser sus frutos.

Lucia Giovannini

"Cayetano Arroyo"

Ven... ven a danzar quien quiera que seas. Ven a danzar siguiendo el rito cósmico, haciendo del latido de las estrellas el ritmo de tu corazón. Ven... ven a danzar para que se vayan tus tensiones y venga la energía purificadora que, atraída por el remolino del girar y girar, llegué hasta la columna vertebral, adentrándose en tus chakras. Ven... ven a danzar para unirte a Todo cuanto Es en tu consciente expansión. Deja fluir tu alegría. Llena de risa la noche y guarda el llanto para los que no supieron ver la cara limpia del sol ni la sonrisa de las estrellas. Bajo la mano del ritmo y el trino del atardecer me adentro en el templo. Mientras todo gira miro mi centro de equilibrio sereno y quieto, eterno y permanente. Cuando se nubla mi vista, ebria de ver cosas, me recluyo en mi templo y miro mi centro de equilibrio sereno y permanente.
Te invito a danzar esta música ....