El eje del trabajo clínico es la comprensión del proceso evolutivo de la Conciencia.

El espíritu podrá volar hasta el cielo, pero el alma,

ella tiene que ir a sus profundidades, al fondo de sí misma.

Rhoda Lerman

Como abordaje holístico (integral) del Ser centra su tarea en el estudio, investigación y trabajo con la Conciencia en sus distintos niveles de manifestación.

Así entonces crea un contexto para favorecer el ingreso a estados no ordinarios de conciencia (aquellos diferentes del habitual).

El proceso de trabajo compromete todos los niveles de la persona: físico, emocional, mental y espiritual.

Aprender a moverse hacia nuevos territorios es acceder a una mayor comprensión sobre la verdadera naturaleza de quienes somos.

La activación del proceso de auto-conocimiento origina la condición necesaria para la exploración de las regiones interiores todavía inexploradas.

Estas zonas temidas desde el mismo desconocimiento son portadoras de una potente energía que espera con prontitud ser liberada a favor del crecimiento y la evolución.

jueves, 17 de noviembre de 2016

Eckhart Tolle. Parole dalla Quiete .Con traducción al castellano



La lucha contra la inconsciencia puede llevar a la inconsciencia misma.
Jamás será posible vencer la inconsciencia, el ego, mediante el ataque.
Hay que tener cuidado de no asumir una especie de misión para "erradicar el mal", pues podría convertirse precisamente en el "mal" mismo.
Todo aquello contra lo cual luchamos se fortalece, y aquello contra lo cual nos resistimos, persiste.
Hay una guerra contra  las drogas, una guerra contra la delincuencia, una guerra contra el terrorismo, una guerra contra el cáncer, una guerra contra la pobreza, y así sucesivamente.
Toda "guerra contra" esto o aquello, está condenada al fracaso.
Debemos reconocer al ego por lo que es: una disfunción colectiva, la demencia de la mente humana.
Cuando logramos reconocerlo por lo que es, ya no lo vemos como la identidad de la otra persona.
Una vez que reconocemos al ego por lo que es, es mucho más fácil no reaccionar contra él. 
Dejamos de tomar sus ataques como algo personal y comenzamos a sentir compasión cuando reconocemos que todos sufrimos de la misma enfermedad de la mente, la cual es más grave en unas personas que en otras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario