El eje del trabajo clínico es la comprensión del proceso evolutivo de la Conciencia.

Psicología Transpersonal


El espíritu podrá volar hasta el cielo, pero el alma,

ella tiene que ir a sus profundidades, al fondo de sí misma.

Rhoda Lerman

Como abordaje holístico (integral) del Ser centra su tarea en el estudio, investigación y trabajo con la Conciencia en sus distintos niveles de manifestación.

Así entonces crea un contexto para favorecer el ingreso a estados no ordinarios de conciencia (aquellos diferentes del habitual).

El proceso de trabajo compromete todos los niveles de la persona: físico, emocional, mental y espiritual.

Aprender a moverse hacia nuevos territorios es acceder a una mayor comprensión sobre la verdadera naturaleza de quienes somos.

La activación del proceso de auto-conocimiento origina la condición necesaria para la exploración de las regiones interiores todavía inexploradas.

Estas zonas temidas desde el mismo desconocimiento son portadoras de una potente energía que espera con prontitud ser liberada a favor del crecimiento y la evolución.

domingo, 9 de abril de 2017

Giorgia - Di sole e d'azzurro (tratto da "Italia Loves Emilia")

La música siempre ilumina el alma ....

sábado, 8 de abril de 2017


Neale Donald Walsch. Nuevas Revelaciones. II parte

La muerte en realidad no existe, es solo el nombre que ustedes dieron a la experiencia en la cual el alma transforma la energía del cuerpo y de la mente reuniéndose con el Absoluto.


Este ciclo se repite sin fin. Después de haber experimentado una vez más la beatitud del Samadhi y el conocimiento de la Unión, el alma resurge del Todo regulando la propia vibración y transformando su energía en un punto específico , lo que definimos como el Continuum Espacio- Temporal.

El último viaje del alma a través de este ciclo infinito de la Divinidad que se experimenta a Si Misma produjo al ser que actualmente definimos como nosotros.

Por qué una vez  de regreso al Todo no permanece allí?
Por qué resurge del Todo para individuarse nuevamente?

Porqué aquello que Es Divino desea experimentar todos los aspectos individuales de la propia Divinidad. Quiere conocerse completamente a nivel de la experiencia y expandirse, recrearse, transformarse en una versión más grande de Si Mismo. Y lo hace entrando en el Reino de lo Relativo en una Forma individual.

Traducción del italiano
Nuove rivelazioni

Thomas Moore



Esta es la meta de la senda del alma, sentir la existencia; no superar las pugnas ni las angustias de la vida, sino conocer la vida de primera mano, existir plenamente en el contexto.
Se describe a veces la práctica espiritual como caminar siguiendo las huellas de otro: Jesús es el camino, la verdad y la vida; la vida del bodhisattva es el modelo del camino. Pero en la odisea del alma, o en su laberinto, lo que se siente es que ese es un camino que jamás nadie ha recorrido.
Es frecuente que los pacientes en terapia pregunten: "Conoce a alguien que también haya tenido esta experiencia?". Sería un alivio saber que los callejones sin salida de este sendero del alma les son familiares a otros.
"Cree usted que voy por buen camino?", preguntará otro paciente.
Pero lo único que hemos de hacer es estar donde estamos en ese momento, a veces mirando en torno nuestro a plena  luz de la conciencia, otras veces cómodamente instalados en las profundas sombras del misterio y de lo ignoto.
Ulises sabe que quiere llegar a casa, y sin embargo se pasa años en el lecho de Circe, cultivando su alma, en la isla circular donde todos los caminos giran en redondo.
Probablemente no sea del todo correcto hablar de la senda del alma. Es más bien un vagabundeo serpenteante.
La senda del alma está tan marcada por tendencias neuróticas como por grandes ideales, por la ignorancia como por el conocimiento, y por la vida cotidiana encarnada como por los planos más elevados de la conciencia.
El alma crece y se vuelve más profunda gracias a la vivencia de las complicacioines y los abismos.
Para el alma, este es el "sendero negativo" de los místicos, una apertura hacia la divinidad que sólo se hace posible si se renuncia a ir en pos de la perfección.
Otra descripción de la senda del alma se puede hallar en el concepto junguiano de individuación.
He oído a personas familiarizadas con los escritos de Jung que se preguntaban las unas a las otras:"Estás individuada?", como si la individuación fuera algún pináculo del logro terapéutico.
Pero la individuación no es una meta ni un destino, es un proceso.
Como esencia de la individuación, yo insistiría en el sentimiento de ser un individuo único que está activamente comprometido en el trabajo del alma.
Todos mis dones, carencias y esfuerzos se funden y se coagulan, por decirlo en lenguaje alquímico, en este individuo singular que soy.
Nicolás de Cusa escribió a un hombre que se llamaba Giuliano "Todas las cosas se Giulianizan
en ti ".
El individuo que trabaja seriamente en el proceso de hacer su alma se va convirtiendo en un microcosmos, "un mundo humano".
Cuando damos cabida en nosotros a las grandes posibilidades de la vida y las abrazamos, es cuando somos más individuales.
Esta es la paradoja que de tantas maneras describió el Cusano.
En el transcurso de una vida, ya sea ésta larga o corta, la humanidad cósmica y el ideal espiritual se revelan en la humana carne, en diversos grados de imperfección.
La Divinidad, el cuerpo de Cristo, la naturaleza de Buda, se encarna en nosotros, en toda nuestra complejidad y toda nuestra locura.
Cuando lo divino resplandece a través de la vida ordinaria, bien puede aparecer como locura, y nosotros como los bufones de Dios.
La mejor definición de la individuación que conozco es un inspirado párrafo de James Hillman, en su libro Myth of Analysis:

"El Hombre Transparente, a quien se ve y a través de quien se ve, el loco, a quien no le queda nada que esconder, se ha vuelto transparente gracias a la aceptación de sí mismo; su alma es amada, totalmente revelada, totalmente existencial; él es sólo lo que es, liberado de ocultamientos paranoides, del conocimiento de sus secretos y de su conocimiento secreto; su transparencia sirve como un prisma para el mundo y lo que no es mundo. Porque conocerte reflexivamente a ti mismo es imposible; sólo la última reflexión de una nota necrológica puede decir la verdad, y solo Dios sabe nuestro verdadero nombre."

"El cuidado del alma".Thomas Moore

Neale Donald Walsch. Nuevas Revelaciones. I parte

El programa del cuerpo es la supervivencia, alimentarse, sentirse seguro y experimentar placer.


El programa del alma es muy diferente. El alma sabe que la supervivencia no es un problema como no lo son  todas las exigencias del cuerpo. Se sabe una manifestación localizada de la vida misma y no tiene necesidad de buscar seguridad ni placer, porque ella es todas estas cosas.

Es la manifestación individualizada del Espíritu Divino, quien es Todo aquello que Es. El alma es la energía vital del Universo concentrada y localizada que vibra en una frecuencia específica en un espacio y en un tiempo especifico. Una energía que vibra en un modo muy particular ; es un Flujo Singular de Vida Universal.

El alma usa el resto de Si Misma ( o sea la Energía de la Vida Universal de la cual es parte) como uno de los tres instrumentos con los cuales modelar una particular experiencia. La energía de la Vida Universal es llamada también Espíritu. Los otros dos instrumentos son el cuerpo y la mente.

El alma es aquello que somos. El cuerpo y la mente son lo que usamos para experimentar aquello que somos en el Reino de lo Relativo.

La casa del alma está en el Reino de lo Absoluto donde mora el Espíritu Divino. Tu alma actualmente se encuentra en el Reino de lo Relativo y está en  viaje de regreso a casa. Una vez  de vuelta se fundirá nuevamente con el Resto de Si Misma, o sea con el Espíritu Divino, siendo Uno con el Todo.

En algunas tradiciones místicas orientales esta función es llamada Samadhi y puede ser alcanzada también mientras el alma se encuentra todavía en el Reino de lo Relativo, con un cuerpo y una mente, aunque en este caso, se trata frecuentemente de una experiencia muy breve.

El alma puede también dejar el cuerpo y la mente para renovarse y recuperar energía. Esto sucede durante el sueño. Finalmente el alma puede fundirse con su Energía Universal deviniendo Uno con el Espíritu Divino por largos períodos. Esto ocurre en el momento de la muerte.

Traducción del italiano.
Tratto da : Nuove Rivelazioni

Marion Woodman

¿Por qué sentimos tanto temor ante el cambio? ¿Por qué, cuando estamos tan ansiosos por cambiar, nos desesperamos aún más cuando empieza a producirse una transformación? ¿Por qué perdemos nuestra fe infantil en el crecimiento? ¿Por qué nos aferramos a nuestros antiguos lazos en lugar de abrirnos a nuevas posibilidades, al mundo desconocido de nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestra alma?
 Plantamos grandes bulbos de amarilis. Los regamos, dejamos que les dé la luz del sol, vemos como aparece el primer brote verde, el tallo que se apresura a crecer, las yemas, y luego admiramos las hermosas flores acampanadas que ofrecen un aleluya a la nieve del jardín.
 ¿Por qué tenemos que tener más fe en un bulbo de amarilis que en nosotros mismos? ¿Será porque sabemos que la amarilis va creciendo guiada por una ley interior, una ley con la que ya hemos perdido contacto?

Si nos damos tiempo para escuchar a la amarilis, podemos vibrar con su silencio. Podemos sentir su eterna quietud. Podemos llegar al fondo del misterio. Y en ese lugar, el lugar de la Diosa, podemos aceptar el nacimiento y la muerte. La bellísima flor va a morir algún día, pero si permitimos que el bulbo repose y lo dejamos en la oscuridad, el próximo año surgirá otra flor.

viernes, 7 de abril de 2017

Me comprometo a Ser Mujer



"Me comprometo a Ser Mujer"
 es aceptar y honrar los ciclos transformativos
 del devenir consciente.

jueves, 6 de abril de 2017

Dr. Richard Moss

  Ejercer el Poder de la Conciencia

Ejercemos el poder de la conciencia y fortalecemos nuestro músculo espiritual llevándonos, una y otra vez, al presente inmediato. Para hacerlo, debemos estar presentes ante lo que estamos sintiendo y pensando. Podemos volver nuestra atención directamente hacia lo que estamos experimentando, en lugar de permanecer inmersos en una sensación o de aceptar ciegamente nuestras creencias sobre nosotros mismos.

Hay una diferencia absoluta y total entre quedar atrapados en una emoción negativa y decir "estoy triste, enojado, solo" y demás, y poder reconocer en ese momento "estoy aquí, inmerso completamente en sensaciones de resentimiento. Estoy aquí, bramando de ira".

La conciencia de nuestras sensaciones no es lo mismo que la identificación con nuestros pensamientos y sensaciones. Cada movimiento de retorno a la conciencia del momento presente nos ancla en el cuerpo y abre la conexión a nuestra conciencia más vasta.

Incluso el más pequeño movimiento destinado a ejercitar el poder de la conciencia, en lugar de dejar que nuestra conciencia más vasta colapse en nuestros pensamientos y sentimientos, identificándose de esta manera con ellos, nos devuelve a una conciencia más completa.

Nos da el poder de comenzar desde una relación nueva, abierta y menos condicionada con nuestra experiencia. Esto no significa necesariamente que nuestros problemas desaparezcan; pero a medida que ejercitamos el poder de la conciencia, nuestra reactividad refleja disminuye.

Respondemos desde un estado de mayor presencia.

Cuando colapsamos dentro de nuestros sentimientos, perdemos esta capacidad. Volvemos al modo automático del yo, y este yo limitado parece ser la totalidad de quienes somos. Entonces, no tenemos más opción que reaccionar, porque sentimos que deberíamos defendernos.

Eckhart tolle

Resultado de imagen para doncella de cristal


Mientras el ego dirija tu vida, la mayor parte de tus pensamientos, emociones y acciones surgirán del deseo y del miedo. Entonces, en las relaciones, o bien demandarás, o bien temerás algo de la otra persona.

Puede que quieras placer o beneficios materiales, reconocimiento, alabanzas o atención, o fortalecer tu sentido del yo mediante la comparación y el establecimiento de que eres, tienes o sabes más que la otra persona.

Y lo que temes es que ocurra justo lo contrario, que esa persona pueda reducir de algún modo tu sentido del yo.
Cuando diriges tu atención al momento presente- en lugar de usarlo como un medio para un fin- vas más allá del ego y más allá de la compulsión inconsciente de usar a la gente como un medio para un fin, siendo el fin tu propio fortalecimiento a costa de los demás.

 Cuando prestas toda tu atención a la persona con la que estás interactuando, dejas fuera de la relación el pasado y el futuro, excepto para fines prácticos.

Cuando estás plenamente presente en tus encuentros con otras personas, renuncias a la identidad conceptual que has creado para ellas - tu interpretación de quiénes son y de lo que hicieron en el pasado-, y eres capaz de interactuar prescindiendo de los movimientos egóticos del deseo y del miedo.

La clave está en la atención, que es una alerta serena.
Qué maravilloso es poder ir más allá del deseo y del miedo en las relaciones. El amor no desea ni teme nada.
Si su pasado fuera tu pasado, si su dolor fuera tu dolor, sí su nivel de conciencia fuera tu nivel de conciencia, pensarías y actuarías exactamente como él o ella.

 Esta compresión trae consigo perdón, compasión y paz.

Al ego no le gusta oír esto, porque pierde fuerza cuando no puede mostrarse reactivo y tener razón. Cuando recibes como a un noble invitado a cualquiera que venga al espacio del Ahora, cuando permites a cada persona ser como es, él o ella empieza a cambiar.


Para conocer a otro ser humano en su esencia, no te hace falta saber nada sobre él: su pasado, su historia personal, sus experiencias.

Homenaje a Cayetano Arroyo

"Naced como higueras y extendeos por las orillas del Río de la Vida para que los pajarillos del Cielo puedan alimentarse de vuestros frutos sin temor y los animales de la Tierra busquen en vosotros la sombra.
No rompáis el Silencio de la Naturaleza con vuestros gritos, antes bien acoplaos a su tiempo para que ellos también sean Silencio.
Si podeís volar, por qué preferís, hermanos, reptar como lagartos fundiéndoos con la tierra, cuando vuestros lugares son los éteres del cielo?"

Diálogos con Abul-Beka
Cayetano Arroyo


La conciencia sin fronteras. Ken Wilber



Por mediación de sucesivas demarcaciones se va formando el espectro de la conciencia. Cada vez que se traza un nuevo límite, la sensación que la persona tiene de sí misma se reduce, se encoge, se vuelve menos espaciosa, más estrecha y restringida. Primero el medio, después el cuerpo, más tarde la sombra, se revelan como "lo que no soy", "lo que existe ahí fuera", como objetos extraños y ajenos, más aún, como objetos enemigos, ya que cada línea demarcatoria es un frente de batalla.
Pero todos esos "objetos de ahí fuera" no son más que proyecciones del propio ser de la persona, y todos ellos pueden ser redescubiertos como aspectos del propio ser.
Cada descubrimiento, aunque sea a veces doloroso, es finalmente jubiloso, porque el descubrimiento de que un objeto de ahí fuera es, en realidad, un aspecto de nuestro propio ser convierte a los enemigos en amigos, las guerras en danzas, las batallas en juegos. La sombra, el cuerpo y el medio han llegado a formar parte de nuestro inconsciente, consecuencia de nuestros sueños fantásticos en un mundo de mapas y demarcaciones, herencia de Adán a sus hijos e hijas adormilados. Levantemos, pues, las demarcaciones y límites para poder tocar de nuevo nuestra sombra, nuestro cuerpo y nuestro mundo, con pleno conocimiento de que todo lo que tocamos es, en el fondo, el rostro original de nuestro propio ser verdadero.

Cayetano Arroyo


miércoles, 5 de abril de 2017

Francesco De Gregori - L'Infinito



... una bellisima canción de un grande de la música italiana ... una recordada pelicula ...

A cada instante la vida nos desafía a elegir, a reelegir, a sostener el camino del corazón. Se requiere valor para caminarlo y verdad para manifestarlo.

La tarea de explorar las regiones desconocidas y alejadas de nuestra conciencia ordinaria es la labor compartida por cada ser humano en el gran viaje de la vida.

martes, 4 de abril de 2017

El camino que conduce a la meta es al principio caótico e infinito, y sólo de una forma muy gradual se van acrecentando las señales de dirección hacia una meta.
El camino no es recto, sino, en apariencia, cíclico. Un conocimiento más exacto de él nos lo ha mostrado en forma de espiral.

C.G.Jung. Psicología y Alquimia