El eje del trabajo clínico es la comprensión del proceso evolutivo de la Conciencia.

El espíritu podrá volar hasta el cielo, pero el alma,

ella tiene que ir a sus profundidades, al fondo de sí misma.

Rhoda Lerman

Como abordaje holístico (integral) del Ser centra su tarea en el estudio, investigación y trabajo con la Conciencia en sus distintos niveles de manifestación.

Así entonces crea un contexto para favorecer el ingreso a estados no ordinarios de conciencia (aquellos diferentes del habitual).

El proceso de trabajo compromete todos los niveles de la persona: físico, emocional, mental y espiritual.

Aprender a moverse hacia nuevos territorios es acceder a una mayor comprensión sobre la verdadera naturaleza de quienes somos.

La activación del proceso de auto-conocimiento origina la condición necesaria para la exploración de las regiones interiores todavía inexploradas.

Estas zonas temidas desde el mismo desconocimiento son portadoras de una potente energía que espera con prontitud ser liberada a favor del crecimiento y la evolución.

jueves, 19 de abril de 2018

Navegando los mares del psiquismo


 Se sueña para recordar, redescubrir, reconocer, reconectar.
Una vez más lo invisible revela su rostro a miradas conscientes que navegan sus propios sueños en la certeza de capturar alguna señal emitida por sus almas.
La Conciencia se vuelve faro y guía para los valientes exploradores de los mares del psiquismo. Su luz atrae  y dirige sus miradas hacia aquellos lugares que la reclaman.
Siempre hay algo que se ofrece al penetrar un pequeño espacio oscuro, y el regalo es siempre la luz. Parece una paradoja encontrar luz en la oscuridad.

Cuando la luz se posa sobre el oscuro rincón aún desconocido para el mismo aventurero, ese espacio se ilumina. Y toda vez que algo se revela esa revelación es más luz y más conocimiento para quien la recibe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario