El eje del trabajo clínico es la comprensión del proceso evolutivo de la Conciencia.

El espíritu podrá volar hasta el cielo, pero el alma,

ella tiene que ir a sus profundidades, al fondo de sí misma.

Rhoda Lerman

Como abordaje holístico (integral) del Ser centra su tarea en el estudio, investigación y trabajo con la Conciencia en sus distintos niveles de manifestación.

Así entonces crea un contexto para favorecer el ingreso a estados no ordinarios de conciencia (aquellos diferentes del habitual).

El proceso de trabajo compromete todos los niveles de la persona: físico, emocional, mental y espiritual.

Aprender a moverse hacia nuevos territorios es acceder a una mayor comprensión sobre la verdadera naturaleza de quienes somos.

La activación del proceso de auto-conocimiento origina la condición necesaria para la exploración de las regiones interiores todavía inexploradas.

Estas zonas temidas desde el mismo desconocimiento son portadoras de una potente energía que espera con prontitud ser liberada a favor del crecimiento y la evolución.

martes, 1 de mayo de 2018

Dr Richard Moss .

I Parte. "El llamado a la Conciencia"

..."Existe una gran esperanza para todos nosotros en el proceso de la auto-curación espontánea, de la evolución espontánea hacia un nuevo nivel de conciencia. El problema para nuestros egos racionales es que no  puede llevarse a cabo simplemente a través de nuestro intelecto o motivarse por nuestra voluntad personal. Somos increíblemente ingenuos cuando creemos que podemos producir este cambio a través de nuestras metodologías diseñadas y dirigidas por nosotros mismos. Lo más que nuestras metodologías pueden hacer es preparar el terreno para nuestra receptividad a una inteligencia más profunda; nuestras mentes racionales no pueden dirigir el proceso que está siendo provocado dentro nuestro ahora.
Existe una alquimia misteriosa, una cualidad de gracia, de lo imprevisible, con esta clase de cambio que no se inclina ante la urgencia, ni aún ante los sinceros esfuerzos de nuestro yo manejado por el ego. Sobre todo, rara vez emerge de acciones que nacen del miedo; crece desde nuestra quietud interior.
Sin duda podemos no sentirnos en quietud,  hoy más y más de nosotros nos sentimos amenazados aún cuando no podemos encontrar razón alguna que lo justifique en nuestras propias vidas. Pero debemos aprender a descansar en la quietud, a no ser seducidos por nuestro miedo.
La profunda sanación que estamos buscando es fundamentalmente un proceso espiritual, y en territorio espiritual somos los discípulos, no los maestros. Sobre todo estamos en el dominio de la fe, una relación completamente nueva con nuestra total experiencia de ser.
La real posibilidad que desde nuestro presente nivel de actividad consciente no seamos capaces de sanarnos a nosotros mismos es, creo, la gran herida del alma moderna.
... Precisamente, lo único que realmente podemos hacer es enfrentarnos con nosotros mismos, dentro de esta herida con brutal auto-honestidad y acercarnos al umbral de la fe donde ese nuevo potencial de la conciencia está siempre esperando encontrarse con nosotros."

"El segundo milagro". Intimidad, espiritualidad y relaciones conscientes.
 Richard Moss

No hay comentarios:

Publicar un comentario