El eje del trabajo clínico es la comprensión del proceso evolutivo de la Conciencia.

El espíritu podrá volar hasta el cielo, pero el alma,

ella tiene que ir a sus profundidades, al fondo de sí misma.

Rhoda Lerman

Como abordaje holístico (integral) del Ser centra su tarea en el estudio, investigación y trabajo con la Conciencia en sus distintos niveles de manifestación.

Así entonces crea un contexto para favorecer el ingreso a estados no ordinarios de conciencia (aquellos diferentes del habitual).

El proceso de trabajo compromete todos los niveles de la persona: físico, emocional, mental y espiritual.

Aprender a moverse hacia nuevos territorios es acceder a una mayor comprensión sobre la verdadera naturaleza de quienes somos.

La activación del proceso de auto-conocimiento origina la condición necesaria para la exploración de las regiones interiores todavía inexploradas.

Estas zonas temidas desde el mismo desconocimiento son portadoras de una potente energía que espera con prontitud ser liberada a favor del crecimiento y la evolución.

miércoles, 3 de enero de 2018


Grupo reducido

Resulta para mí de vital importancia presentar la Terapia de Vidas Pasadas desde un abordaje psicoterapéutico Transpersonal. Esta visión explica aquello que se encuentra más allá de las fronteras de la comprensión ordinaria.

La Conciencia es el principal punto de enfoque, y el propósito de este nuevo tiempo es contribuir a su evolución.
El gran despertar consiste en trabajar sobre nosotros mismos en un autorreconocimiento de nuestra participación en la propia evolución desde la finalidad más elevada de nuestra experiencia en la Tierra.

Es una experiencia vital profundamente curativa: su fin último no es la eliminación de miedos, fobias, ansiedades… es más aún, es la oportunidad de atravesar estas vivencias en un creciente proceso de comprensión e integración.
Ofrece una experiencia personal y directa de espiritualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario